San Nicolás Obispo, entre vialidades destrozadas y compromisos sin cumplir

0
793
Imagen: Ramón Ponce

Son aproximadamente 10 kilómetros de carreteras los que desde hace, por lo menos, dos años se encuentran en pésimas condiciones en la Tenencia de San Nicolás Obispo, así lo señalaron vecinos y autoridades auxiliares de dicha comunidad, lo que ha generado además de inconformidad entre la ciudadanía, afectaciones en los vehículos particulares y del transporte público por un monto de hasta 5 mil pesos.

Lo anterior derivado de las ponchaduras y diversas averías en la suspensión, rines y dirección hidráulica padecen los automovilistas que circulan por Avenida Cointzio y Avenida Benito Juárez, las principales arterias de dicha tenencia moreliana y que la conectan con la salida a Pátzcuaro y salida a Quiroga.

Ante dicha problemática, José de Jesús Hernández Arias, jefe de Tenencia de San Nicolás Obispo, mencionó en entrevista que se han hecho diversas peticiones de manera formal al gobernador del estado, Silvano Aureoles Conejo y al presidente municipal de Morelia, Raúl Morón Orozco, sin que éstas tengan una respuesta favorable.

A la fecha, el tema no ha pasado de compromisos escritos y promesas sin cumplir, por lo que cada día, y con mayor medida en temporada de lluvias, en la Avenida existen tramos en los que ha desaparecidos por completo la carpeta asfáltica, en otros se advierten verdaderos cráteres que hacen casi imposible el transitar.

La Avenida Cointzio que se ubica a la zona Poniente de la capital michoacana, además de ser la vialidad de acceso a San Nicolás Obispo, también comunica con la comunidad de Cointzio que forma parte de la Tenencia de Santiago Undameo y que es muy cercana a la Tenencia Morelos, por lo que es utilizada por habitantes de estas tres Tenencias, además de muchos morelianos que acuden por motivos de trabajo a la zona, ya que ahí se ubica la fabrica Kimberly Clark, que emplea a casi más de 400 personas.

Al respecto, Ramón Ponce Hernández, concesionario de la ruta de transporte público Paloma Azul comentó que en lo que respecta a los camiones, las ponchaduras de llantas que ya no tienen compostura les genera un costo de hasta 5 mil pesos por cada una. Agregó que en la reciente temporada de lluvias aproximadamente han sido diez unidades a las que se les han `tronado´ las llantas.

Explicó que un recorrido desde la cabecera de San Nicolás hasta Xangari, que originalmente era de 20 minutos ahora se ha prolongado hasta a 35 minutos, lo cual deriva en otros perjuicios para los usuarios del transporte que dependen de esta ruta para arribar a sus centros de trabajo, principalmente.