Procesiones, misas purépecha y danzas para celebrar el Corpus

0
56

Procesiones, misas purépecha, danzas, música y cantos acompañan este jueves la festividad del Corpus Christi, con el que se celebra entre la comunidad católica la Eucaristía, y que en las Tenencias es motivo para acudir a dar gracias por los beneficios obtenidos.

Es asì que este jueves, los atrios de los templos se visten de colores para recibir a las procesiones, tal es el caso de Capula, dònde el Templo de Santiago Apostol la solumenidad inicia desde las 7:000 de la mañana con misa y exposición del santísimo sacramento.

Luego viene la llegada de la banda La reina de Capula, para al medio día celebrar la misa purépecha.

Ya por la tarde, a las 6:00 pm entran los diferentes gremios para rejuego, el cual culmina con la misa y procesión por las fosas de los cuatro barrios en el interior del atrio.

Mientras tanto en la Parroquia de San Juan Bautista de Tiripetìo, se tiene prevista la salida del Santísimo a las calles que rodean el templo, después de misa de 7 de la noche, por lo que se ha convocado a los vecinos a adornar su casa de rojo y blanco.

En la Parroquia de la Virgen de la Asunción en Santa Marìa de Guido, el enfoque es màs religioso ya que durante todo el día estará expuesto el Santísimo; a las 4:00 de la tarde se tendrá una Hora Santa, para a las 5:00 realizar la procesión con el Santísimo, y luego concluir con la misa.

En la Tenencia de Teremendo de los Reyes, se acostumbra realizar una procesión por la calles, para finalmente concluir con una misa en el Templo en honor a los Santos Reyes.

Es de señalar que en la comunidad purépecha es tradición que contingentes se organizan para participar en la fiesta representando los distintos oficios, tales como agricultores, panaleros, tiradores, carpinteros, olleras, bordadoras y comerciantes, quienes luego de presentar las danzas en el altar dejan sus ofrendas, para continuar bailando por las calles y hacer el “juego de corpus” que consiste en arrojar a los asistentes el fruto de su oficio, para así compartir con ellos la bendición que Dios les dio durante un año.