“Orgullo Nicolaíta” una Organización Política que Escucha a los Adultos Mayores; sentimientos, experiencia y sabiduría para reconstruir el Michoacán pacífico, próspero y seguro que todos anhelamos

0
76

Esta semana conversando con colegas académicos analizamos la situación social de nuestro estado y país, y caímos en cuenta que el sector de los adultos mayores ha tenido poca atención para ser escuchado.

Y es que hoy hablamos mucho de la juventud, de sus problemas, de sus necesidades, de los riesgos que enfrentan y de futuro que queremos construir con ellos y para ellos.

Pero, ¿y el presente?

En Michoacán, se estimó que en el 2020 existían 554, 069 adultos mayores que representan 11.48% de la población total en la entidad. Pero a pesar de la importancia de este sector en la sociedad Michoacana y del porcentaje que representan en nuestra población, en la entidad no están siendo escuchados; es más, no existe un análisis de sus necesidades y de su participación en el sostén de nuestra gobernabilidad.

Como ejemplo, cito al Edo. de México en donde el adulto mayor es considerado como parte del proyecto de gobierno y se le atiende por residencia o migración, por etnicidad, por discapacidad y por características económicas.

En Michoacán hace falta que las instituciones y sus actores políticos atiendan a este importante sector de nuestra sociedad, para darles la atención necesaria que dignamente se merecen. No basta con apoyarles con el programa de Pensión Universal para Adultos Mayores que ofrece el Gobierno Federal; sino de ser empáticos con ellos y entender lo que realmente requieren, o prefieren para su bienestar.

La comunicación es un aspecto importantísimo cuando se trata de entender a nuestros adultos mayores; y esta acción puede representar el gran cambio que se necesita en nuestro Estado; con esto me refiero, que al escucharlos podemos entender y atender las demandas que como sociedad perciben, y no solo en el segmento de atención a su condición de adulto mayor, sino a las necesidades sociales en general desde una perspectiva de la experiencia con visión actual y futura.

Después de ese análisis con los colegas académicos me puse a pensar ¿porque nuestros políticos e instituciones no escuchan a los adultos mayores?

Pues creo que es porque las necesidades, ideas y propuestas que ellos expresan pueden parecerles difíciles de capitalizar políticamente; y no se dan cuenta que están dejando de lado los sentimientos, la experiencia y la sabiduría que nos pueden ofrecer para reconstruir ese Michoacán pacífico, próspero y seguro que toda la sociedad anhelamos.

Si no escuchamos a los adultos mayores, no solo afectamos negativamente su bienestar y la forman en que se relacionan con otras personas; sino que dejamos de percibir las verdaderas necesidades que ellos tienen, las cuales no se solventan tan solo con ese apoyo económico que les otorga el Gobierno Federal.

Necesitamos ser sensibles y asertivos para escucharlos de forma correcta. Si sabemos escucharlos, podremos afrontar muchas de las situaciones que hoy aquejan a nuestro Estado.

Nosotros en “Orgullo Nicolaíta” entendemos que la recomposición social de Michoacán depende de todos los estratos sociales sin importar la edad, pero tenemos la sensibilidad de escuchar a los adultos mayores, pues en ellos está el contexto histórico reciente que ha dado origen al contexto actual; y por lo tanto, muchas de las soluciones para lograr el contexto futuro que deseamos los Michoacanos.

Escuchar a nuestros adultos mayores requiere de un proceso de análisis sobre lo que nos expresan y tener intención de entender; y no simplemente dejar que las palabras pasen, #Palabra de Nicolaíta.