Nada que Presumir con el Récord Histórico de Captación de Divisas por Remesas en México

0
117

Guillermo Salas Razo

Esta semana varias fuentes noticiosas hacían referencia al incremento en los precios en los alimentos y al alto costo de los insumos para la producción agrícola, tal y como lo presente en mi opinión pasada donde enfatice qué nuestro país debe incentivar la producción de alimentos ajustando sus políticas de desarrollo e inversión en el campo.

Sin embargo, no se observa ninguna señal de que nuestro gobierno este preocupado por atender esta problemática, quizá porque a pesar de la crisis económica actual y la depresión productiva en el sector rural, está se ha amortiguado por la recuperación y crecimiento de las remesas que están llegando a México de nuestros connacionales en los Estado Unidos.

Y es que, durante el primer cuatrimestre del 2022, México incremento en un 17.57% la captación por remesas con respecto al mismo periodo del año anterior; es decir, nuestra economía recibió 17,240.09 millones de dólares en este primer cuatrimestre con respecto a los 14,663.73 millones de dólares del mismo periodo en 2021 (Banxico); donde la remesa promedio individual fue de 383 dólares, superior a los 361 dólares del 2021.

Hay que hacer notar que el número de operaciones pasó de 40.63 millones a 45.03 millones (la mayoría de ellas mediante transferencias electrónicas), remesas procedentes principalmente de migrantes radicados en los Estado Unidos y que se han convertido en la segunda fuente de divisas para nuestro país.

Y aunque estas remesas están manteniendo la economía de nuestra nación, también están sesgando o enmascarando la falta de políticas de desarrollo e inversión en nuestro campo.

Hay que considerar que las remesas representan un fondo salarial para quienes la reciben, y no son una fuente de ahorro, ni mucho menos de inversión productiva, pues las familias las destinan principalmente al consumo en el hogar sin impacto en la reducción de la pobreza y la desigualdad social.

Este incremento de captación de divisas por remesas en México (lejos de representar un logro presumido por el gobierno federal) obedece a un fenómeno ya descrito que lo asocia a las crisis económicas y ciclos recesivos en las economías de los países en Latinoamérica; y desde luego, a la fuerte recuperación del empleo de los migrantes en los Estados Unidos, fenómeno económico que se observa en el incremento de captación de divisas en toda América Latina y el Caribe (Guatemala 35%, Ecuador 31%, Honduras 29%, El Salvador 26%, República Dominicana 26%, México 25%, Colombia 24%, Haití 21% y Nicaragua 16%).

Sin embargo, hay que señalar que el ingreso por remesas en México está superando al monto destinado por el gobierno federal a inversión pública como se observa en el cociente de remesas vs. inversión pública en nuestro país (58.2% en 2015, 112.9% en 2019, 140.5% en 2020 y 141.3% en 2021). Es evidente la tendencia a la baja en la inversión pública y el sostén de nuestra economía basada en las remesas.

Por eso, antes de cerrar mi opinión en esta semana, no quiero dejar de señalar que: ese incremento de las remesas presumible en nuestro país por el gobierno federal, también obedecen a los flujos de dólares transferidos desde Estados Unidos a los migrantes en tránsito provenientes de Honduras, El Salvador, Guatemala, Haití, Venezuela, Cuba y otros países.

Por eso hago un llamado a la reconsideración de reorientar las políticas de desarrollo e inversión en nuestro país; no podemos seguir apostándole al fenómeno de la migración como sostén de nuestra economía, deberíamos invertir para producir y sustentar nuestro desarrollo en nuestra propia generación de riqueza, #Palabra de Nicolaíta.