Innovación Social para atender los Grandes Desafíos de México

0
72

La pandemia de COVID-19 ha generado efectos disruptivos que nos obligan a analizar los nuevos desafíos que habremos de enfrentar; sobre todo en materia de salud, medio ambiente, pobreza, exclusión social y producción alimentaria.

Esto me lleva a hacer un análisis de la búsqueda de oportunidades para enfrentar esos grandes desafíos y fundamentarlas en las megatendencias globales de innovación en esa materia.

Hablar de megatendencias es referir el tipo de tendencia global vinculada al presente pero dirigida hacia el futuro, tal como lo define el CEPLAN (Centro Nacional de Planeamiento Estratégico); la cual consta de varios fenómenos o procesos de cambio con potencial de afectar el desarrollo del planeta, superando los límites geográficos y subsistemas sociales en un periodo más allá del año 2030, con perspectivas a permanecer por un largo periodo de tiempo.

Y es que el contexto actual, México enfrenta un escenario de crisis con perspectiva de lenta recuperación económica y social, mismo que debemos atender basados en esas megatendencias.

Por eso es difícil pensar que los avances en innovación tecnológica puedan ser la solución definitiva a esos grandes desafíos; al menos no, si no se concientiza a la sociedad y Estado del origen de estos grandes conflictos sociales, ambientales, económicos y de salud que hoy enfrentamos. Esta concientización debe involucrar los ámbitos económicos, sociales, culturales, ambientales y político; y trastocar esa conciencia que rompa con los vicios y paradigmas que sistemáticamente se repiten.

Es decir, concebir un nuevo sistema de paradigmas sociales a partir de la Innovación Disruptiva. Me refiero a un nuevo sistema de valores sociales e institucionales como base del desarrollo a partir de un mismo interés: el bienestar social y el desarrollo del Estado.

Esto debe llevar a la apropiación, adaptación, mejoramiento y transformación de nuevas estrategias de desarrollo en todos los sectores, para que surjan de ahí mismo, propuestas creativas, innovadoras y con oportunidades, generando con ello altos niveles de compromiso y participación ciudadana.

Queda claro que es necesario mejorar la calidad de vida de nuestra sociedad; así que es necesario desarrollar y promover la innovación social para atender la pobreza, desigualdad, educación, producción de alimentos, salud y muchos aspectos más, que requieren de atención inmediata en nuestro estado.

Esto hace ineludible la aplicación del conocimiento en la concientización social, por lo que debemos involucrar a la las Universidades y sus académicos, a los centros e instituciones de investigación, a las organizaciones (sociales, civiles, financieras), y al sector empresarial; ya que solo de esta manera y por complejo que parezca, es que podremos enfrentar esos grandes retos y desafíos.

Este surgimiento de un nuevo modelo de desarrollo social y económico disruptivo debe estar enfocado en atender y resolver esos retos y desafíos, pero con la consigna de generar nuevos contextos y entornos sostenibles que den certeza de innovación social, #Palabra de Nicolaíta.