Amor y amistad ¡hasta por los ojos! y con sabor a palomitas

0
658

Por: Mariana García Cárdenas

Oh sí, el amor está en el aire…y en las calles, en las escuelas, en las oficinas, en los restaurantes, en los hoteles, y en el cine. Está por todas partes, y es inevitable porque hoy se celebra el Día de San Valentín, es decir, el Día del Amor y la Amistad.

Lo sé, es un día que puede resultarte o muy dulce o muy amargo, dependiendo de tu estado civil, tu estado de ánimo, y mil cosas más, pero no te preocupes, el séptimo arte siempre tiene opciones que ofrecer para que puedas armar un plan de pelis en casa, ya sea, en compañía de alguien más o en solitario.

Si eres fan del amor, del romance, las mariposas en el estómago y lo cursi en niveles de menos a más, por supuesto que hay montones de opciones, yo solo te voy a recomendar unas cuantas, que me parecen lindas, no muy pesadas o sin mucho drama, y que al final del día lo que importa es que te renuevan la fe en el amor y en las relaciones sanas, largas y buenas.

“Diario de una pasión” es un gran ejemplo de lo que acabo de decirte, y es que nos cuenta la historia de unos jóvenes que se enamoran, sin importar que fueran de distintas clases sociales, que se separan por diversas causas y años después tras reencontrarse, deciden estar juntos y para siempre, tanto que ya de viejos, y debido a que su amada sufre Alzheimer, él le lee todos los días una historia, la de su amor. Imperdible y además inspirada en una caso real.

Otro par de cintas muy dulces son “Mientras Dormías” y “El Descanso”. En la primera, una chica vive enamorada platónicamente de un chico guapo que ve todos los días en el metro, donde trabaja hasta que un día, unos delincuentes lo asaltan y lo tiran a las vías del metro, a donde la mujer introvertida y nada temeraria, salta para rescatarlo. La trama se enreda porque al llegar al hospital se asume que ella es su prometida y conoce a la familia de él, entre ellos al hermano y entonces comienza la magia. Tienen que verla.

“El Descanso” por su lado, nos muestra como un par de mujeres de países y condiciones laborales y financieras diferentes, terminan con sus fallidas relaciones y en un afán por escapar de su realidad al menos un momento, intercambian casas supuestamente para encontrar la paz y lo que terminan encontrando, es el verdadero amor.

“Yo antes de ti”, es otra película hermosa que nos cuenta una historia de amor que se da sin buscarla y que de algún modo rescata a cada uno de los protagonistas, con todo y que en realidad su amor no podrá realizarse a largo plazo. Pero aunque es triste, la película te ayuda a entender, que la persona correcta, siempre es la correcta y te hará bien sin importar el tiempo que dure o que puedan estar juntos, porque permanece en el alma.

Ahora bien, también es muy común que la amistad se confunda con amor, ya sea, en el plano muy rosa, o con pasión y deseo de por medio, si es tu caso, las mejores opciones para llevar a la pantalla pueden ser la clásica “La Boda de mi Mejor Amigo”, o bien “Amigos con Derechos” y “Amigos con Beneficios”. No creo que sea necesario decir mucho al respecto, mejor disfrútenlas.

Si por otro lado tu caso es que no entiendes nada del amor y las relaciones, y no sabes cómo hacer para encontrar a tu media naranja, no te puedes perder “La Cruda Verdad”, que resulta como un curso intensivo de técnicas de ligue, sí, pero también te ayuda a entender de qué va todo, más allá de las apariencias. Es muy divertida y sé que te va a encantar.

Ahora bien, si no quieres saber nada del amor, y solo quieres reforzar el valor de la amistad, entonces te recomiendo que veas cintas como “Amigos”, “Green Book”, “El último viaje a las Vegas”, “El Club de las Divorciadas” y “El Señor de los Anillos”. En todas estas películas podrás reafirmar lo que un verdadero amigo significa en la vida, y sobre todo, entenderás el gran compromiso y responsabilidad que implica ser el amigo de alguien, porque un verdadero amigo se queda cuando todos se han ido, te hace fuerte, te acompaña y te aconseja y hasta te regaña y te cuida de todos, inclusive de ti mismo y tus posibles malas decisiones.

Ya saben, opciones siempre hay, y con palomitas se disfrutan más.